Carta a los editores de libros de texto

Este mes pasado (agosto) una amiga me ha mandado una referencia a este artículo, Carta a los editores de libros de texto, en la web de Jordi Adell Segura, profesor titular del Área de Didáctica y Organización Escolar en el Departamento de Educación de la Universitat Jaume I, en Castellón.

En esta carta, Jordi Adell hace una excelente reflexión acerca de la situación actual del libro de texto, de su inamovilidad en lo que se refiere a ofrecer contenidos eficaces e, incluso, plantea si realmente el modelo que estas editoriales sigue tiene siquiera alguna eficacia en un momento, como el actual, en el que el acceso a la información es tan global.

Como él menciona en su carta, las editoriales de libros de texto se quejan ante la posibilidad de ver menguados sus ingresos y reaccionan acusando a los poderes públicos de cómplices de piratería, como se desprende de la nota que difundió Europa Press el 1 de junio de este año: “Editores acusan a los poderes públicos de “cómplices de piratería” al fomentar la gratuidad de los contenidos educativos“.

Los editores critican el gasto de la Administración en ordenadores para los estudiantes. Aluden al hecho de que, como expresan en declaraciones hechas a Europa Press los representantes de la Federación de Gremios de Editores de España

la máquina sola no da inteligencia

Claro, ellos hacen alusión a que el ordenador, por si mismo, no ayuda a aprender — menos aún si ni siquiera lo enciendes –, que lo importante son los contenidos. Y ¿que contenidos? Pues blanco y en botella, los suyos, los que ellos editan. Y que, para no quedarse atrás en esto de la era de la comunicación digital se intentan enganchar al carro con el proyecto NEDA, una plataforma de contenidos digitales, según explican sus promotores,  “complementarios al libro de texto“.

No me parece otra cosa más que una excusa para seguirnos sacando el dinero con unos texto, como los actuales, deficientes, escasos, que no van mucho más allá que situar la casilla en la que hay que colocar la respuesta correcta. Libros pensados, no como un medio de consulta y apoyo a la enseñanza, sino solo como un sistema para, año tras año, mantener a esas empresas comprándoles unos textos de usar y tirar. Y lo de usar y tirar no lo menciono por el hecho de que nuestros hijos no puedan usar los textos de sus hermanos, como hacíamos nosotros de niños, sino porque, a menudo, su calidad no vale para mucho más. Con esto ¿que podemos esperar, entonces, de esa plataforma de contenidos propuesta por estos personajes?

En alguna ocasión escucho el caso de centros donde los textos los preparan los maestros junto con los alumnos. Y a lo largo del curso completan esa documentación que ha sido el resultado del trabajo de todo el año. Trabajo en el que todos han participado. Algún compañero, de mi trabajo, tiene a sus hijos en un centro así. Centros en los que internet es una de las fuentes fundamentales, y más dinámicas, de información. Y, ya de paso, los niños aprenden a usarla de una forma segura y eficaz: aprenden a buscar y a encontrar; y además completan su libros.

Claro, esto sería la ruina para esas editoriales. Pero ¿acaso ahora no es una ruina para los estudiantes?

También en esta carta, Jordi Adell hace mención a que

El problema es que los docentes que quieren libros de texto digitales son precisamente los menos innovadores y los menos comprometidos con el aprendizaje de sus alumnos (esto levantará algunas ampollas, pero alguien tiene que decirlo). Eso los padres lo descubrirán pronto, si no lo han descubierto ya. Del mismo modo que los centros que se niegan a usar los portátiles deberán dar explicaciones a las AMPAS. Y las escuelas que se aferren a los libros de texto teniendo toda la Internet a su disposición, posiblemente tengan pronto mala fama.

¡Ojo! que no lo he dicho yo, ha sido él. Pero si debo decir que estoy absolutamente de acuerdo. Y, añadiría, a los que ven como única herramienta los libros de texto (aunque no sean digitales).

No se trata de usar las nuevas tecnologías por el mero hecho de que estén ahí, sino porque ya son el presente, el medio en que nuestros hijos ya nadan o en el que van a nadar en breve. Y que cuanto antes sepan usarlo mejor para ellos. Y que el horizonte y las capacidades que para el aprendizaje ofrecen estos medios — bien usados — son incalculables.

Al final, el problema de estas editoriales es que su único interés es seguir sacando pasta sin ofrecer nada nuevo. Y lo nuevo ya no son ellos. Y lo bueno, me temo, tampoco.  Y tienen complices.

El libro de texto no tiene porque perderse; sea como lo hemos conocido o en formato digital. Todo vale. Pero TODO.

El aprendizaje de lo que todavía seguimos llamando las nuevas tecnologías, aporta además del propio aprendizaje la participación activa del niño en ese aprendizaje.

Como, muchas veces pasa con otros temas, no parece que se trate de que los niños aprendan, sino SOLO de vender. Y vendernos un modelo caduco de aprendizaje y unos textos de una calidad — siendo benévolos — más que dudosa.

Y, para los padres, no es una cuestión de dinero. Bueno, si. Realmente no. Todo lo que gastemos por nuestros hijos, por su educación y su futuro es dinero y esfuerzo, siempre, bien empleado. Pero en este caso — el de los libros de texto — tengo serias dudas de que estemos pagando por algo que lo valga.

Os recomeniendo que leáis completa la “Carta a los editores de libros de texto” de Jordi Adell Segura.

Un saludo,

Vicente Biosca

Algunos enlaces relacionados

La crisis económica no existe en los libros de texto, expansion.com, 31/8/2010
Educación y nuevas tecnologías, blogjornadaescolar

Enlace nuevo (13/9/2010): Programa 48: No al libro de texto, publicado el 7/9/2010

Un comentario para “Carta a los editores de libros de texto”

Deja un comentario

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

¿Quieres escribir aquí?

Si quieres escribir en el blog puedes hacerlo a través del enlace siguiente.

Acceder

Si aún no eres usuario del blog puedes suscribirte en la página de acceso. La suscripción no te obliga a nada, te puedes dar de baja cuando quieras y tus datos están seguros.

Suscríbete al boletín
Loading...Loading...


Lectores PDF y Editor .DOC
Muchos de los documentos que puedes descargar desde esta web están en formado Adobe Acrobat.
Para poder abrirlos necesitas un lector de documentos PDF. Para ello puedes descargar uno pinchando uno los iconos siguientes:

Gnome Evince
Evince, lector PDF open source
get Adobe Reader
Adobe Reader

Para documentos en formato Microsoft © Word o Powerpoint, si no dispones del programa adecuado, puedes bajarte Cualquiera de estos dos paquetes ofimáticos:

Usa LibreOffice, The Document Foundation

Usa OpenOffice, The Apache Software Foundation

Estas son aplicaciones gratis soportadas y gestionada por comunidades de software libre que puedes instalar y usar sin limitaciones y que te permitirán trabajar con cualquier documento de Microsoft © Office

Twitter
Estudios y trabajos
Artículos interesantes
Enlaces a otras web
A(M)PAS y Asociaciones