Archivo de Julio de 2011

Repitieron curso y nadie apostaba por ellos…

Hace ya algún tiempo comentábamos que el sistema educativo, a menudo, impone unas líneas de estandarización del individuo y unas rutas a través de las que éste debe avanzar alejándole de lo que pudieran ser sus habilidades naturales, el potencial individual de las personas para hacer algo para lo que se ven especialmente capacitados.

Comentábamos, también, que expertos en Enseñanza como Gareth Mills o Ken Robinson ya hace tiempo que vienen avisando de estas circunstancias y de la necesidad de descubrir y ayudar al individuo a usar su potencia y sus talentos.

Este sistema, el actual, no contribuye eficazmente a ese descubrimiento y, a excepción de casos y profesionales particulares, tiende al encasillamiento, a no descubrir y potenciar las cualidades del individuo sino al contrario y a etiquetar, muy frecuentemente, de forma equivocada a las personas durante su proceso de aprendizaje ¿Puede ser esto una de las causas del fracaso escolar? Si fuera así estaríamos hablando, entonces, no del fracaso de los alumnos sino claramente del fracaso del sistema.

La prueba podría estar en numerosos ejemplos, muchos de los cuales el mismo Ken Robinson incluye en su libro “El Elemento“. Ejemplos de personas, muchas de ellas muy conocidas, que durante sus años de colegio, instituto o universidad pasaron como alumnos mediocres o incluso malos; personas para las que los años de colegio fueron un calvario; pero una vez por si mismos o con la suerte de que alguien pudo ayudarles a identificar aquello que realmente les gustaba y para lo que eran buenos, llegaron incluso a convertirse en personas de gran éxito. Y como el mismo Robinson apunta el objetivo es el éxito personal que se identifica cuando la persona encuentra algo lo más cercano a sentirse feliz con lo que hace, no siempre y necesariamente al reconocimiento del público. Hay personas que por si mismas o por circunstancias concretas llegan a encontrar ese camino; otras necesitan algo que les ayude a identificarlo. Y ese algo, ese hueco — y recalco lo de hueco porque estoy convencido de que lo es y existe –, debe cubrirlo el sistema educativo y sus actores, todos, docentes, padres, el sistema debe estar habilitado a identificar y a tratar a cada persona como un individuo y no uno más e igual al resto.

He leído un artículo del diario 20minutos.es, Repitieron curso, nadie apostaba por ellos… y triunfaron en sus carreras profesionales, en el que se pone como ejemplo el de 3 personas que habiendo sido repetidores y habiendo sido encasillados desde su infancia poco menos que como unos futuros fracasados se han convertido en personas de éxito personal y profesional.

Este artículo hace referencia a las conclusiones de la Evaluación General de Diagnóstico 2010 del Ministerio de Educación según la cuales

no existen expectativas de mejora en los resultados del alumnado repetidor

Por otro lado en este artículo se puntualiza que

Los psicopedagogos advierten de los riesgos de “clasificar a los alumnos” y de condicionar con ello su trayectoria académica y profesional

Como el mismo Ken Robinson afirmaba hace algunos meses en una entrevista con Eduard Punset, no deberíamos hablar de mejora del Sistema Educativo, ya que mejorar algo que, probablemente, está tan deteriorado no aportaría nada, sino que de lo que se debe hablar es de una reforma estructural de ese sistema, desde su propia base.

Enlaces de interés:

Donde encontrar el libro “El Elemento” de Ken Robinson y Lou Aronica:
En eBooks Lecturalia
En Iberlibro.com
En Casadellibro.com

Jornada intensiva para el próximo curso

La semana pasada me enteré de que, en la escuela infantil dónde llevo a mi hija desde hace dos años, han decidido aplicar la jornada intensiva en septiembre y junio para el próximo curso escolar. Así, sin previo aviso, sin convocar una reunión o enviar, al menos, una circular informativa… nada de nada. Como si se tratase de una cambio sin importancia y, sobre todo, sin consecuencias!!! Y, para más inri, cuando ya está cerrado el plazo de matrícula y estamos atados de pies y manos. Sinceramente no entiendo para nada la postura del colegio, y mucho menos su actitud ante los padres airados que hemos protestado contra esta medida que perjudica enormemente a los padres y, a mi entender, aún más a los niños. Y lo más incomprensible para mí es que parecen no entender que muchos de nosotros no podemos recoger a nuestros hijos a la hora que proponen y que, entre otras muchas cosas, cuando elegimos colegio, tuvimos muy en cuenta la jornada escolar que ofrecía.

¿Cómo es posible que los centros tengan derecho a introducir un cambio de tamaño calibre sin previo aviso y encima a estas alturas? Para que luego hablen de conciliación familiar y laboral… Qué alguien me explique, por favor, cómo se supone que voy a recoger a mi hija del colegio a las 2 de la tarde cuando yo salgo de trabajar a las 3!!! Y esa es mi jornada reducida… Se aceptan todo tipo de sugerencias.

El gen del fracaso escolar

El pasado 21 de junio la CEOE presentó el informe Educación y Formación Profesional en el cual, entre otras lindezas, afirman que la razón del fracaso escolar se encuentra en los genes. Poco importa el origen social del alumno, la mejor o peor escuela o el esfuerzo al que tanto se alude.

Da igual que en otros países (véase, por ejemplo, la tan manida Finlandia) en los que la inversión en Enseñanza, los esfuerzos en capacitación, el consenso social se sumen para arrojar cifras de fracaso muy inferiores. O quizás es es que esos países, puede que, debido a la latitud no exista ese “gen del fracaso”.

Creo que estamos en un momento en el que se debería hacer un gran esfuerzo colectivo dirigido a desarrollar un nuevo sistema formativo. Y recalco lo de nuevo en sintonía a lo que una y otra vez afirman expertos en el tema, como Ken Robinson, que con frecuencia hablan de que hay que crear un sistema nuevo, partir de cero. Un esfuerzo en el que participen todos los sectores implicados: profesionales, padres, la administración (y lo pongo en minúsculas porque no creo que merezca algo mejor), etc…

Pero ese esfuerzo colectivo me temo que está muy lejos de poder ser realidad. No hay voluntad, principalmente, por parte de aquellos que deciden. Y en esta situación, y a falta de males mayores, llegan estos individuos afirmando que el problema del fracaso está en los genes. Afirman que

La principal conclusión de estos trabajos, que requerirá de más confirmaciones, es que la herencia genética tiene una influencia sustantiva en el rendimiento escolar equivalente o algo superior a la del origen socioeconómico. (…) Cuando se tiene en cuenta esa herencia, la influencia del nivel educativo o socioeconómico se reduce a la mitad

Dicen “… que requerirá de más confirmaciones …”. Una buena receta para perjudicar aún más la motivación y el esfuerzo.

¿Porque no se dedicará esta gente a fomentar, apoyar y crear empresarios bien formados y preparados para el futuro y con una visión más moderna que la actual (exceptuando a algunos que, evidentemente, tienen una visión más avanzada que, me temo, la mayoría) en lugar de plasmar sus deseos en forma de supuestos estudios?

El estudio no lo he encontrado en la web del Instituto de Estudios Económicos de la CEOE, solo lo que se dice en la prensa después de su presentación. Para leer un poco, esto es lo que he encontrado sobre el tema:

 

¿Quieres escribir aquí?

Si quieres escribir en el blog puedes hacerlo a través del enlace siguiente.

Acceder

Si aún no eres usuario del blog puedes suscribirte en la página de acceso. La suscripción no te obliga a nada, te puedes dar de baja cuando quieras y tus datos están seguros.

Suscríbete al boletín
Loading...Loading...


Lectores PDF y Editor .DOC
Muchos de los documentos que puedes descargar desde esta web están en formado Adobe Acrobat.
Para poder abrirlos necesitas un lector de documentos PDF. Para ello puedes descargar uno pinchando uno los iconos siguientes:

Gnome Evince
Evince, lector PDF open source
get Adobe Reader
Adobe Reader

Para documentos en formato Microsoft © Word o Powerpoint, si no dispones del programa adecuado, puedes bajarte Cualquiera de estos dos paquetes ofimáticos:

Usa LibreOffice, The Document Foundation

Usa OpenOffice, The Apache Software Foundation

Estas son aplicaciones gratis soportadas y gestionada por comunidades de software libre que puedes instalar y usar sin limitaciones y que te permitirán trabajar con cualquier documento de Microsoft © Office

Twitter
Estudios y trabajos
Artículos interesantes
Enlaces a otras web
A(M)PAS y Asociaciones