Archivo de la categoría ‘libros de texto’

El préstamo gratuito de libros

El pasado 24 de septiembre el Congreso ha aprobado una proposición no de ley por la que insta al Gobierno a crear un sistema de préstamo de libros de texto y materiales curriculares en los centros públicos y concertados, que serán administrados por los propios centros.

La propuesta fue presentada por UPyD que recogió la iniciativa de una madre en las redes sociales que reunió más de 280.000 firmas en respaldo a esta petición.

Ha sido con los votos de UPyD y el PP como se ha conseguido aprobar esta propuesta; el resto de los partidos votaron en contra o se abstuvieron.

El texto de esta proposición es el siguiente:

Texto de la Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia, relativa a sistemas de préstamo gratuito de libros de texto y otros materiales curriculares (núm. expte. 162/000481), aprobado por el Pleno del Congreso de los Diputados en su sesión del día 24 de septiembre de 2013.

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno y a las administraciones educativas competentes, en el seno de la Conferencia Sectorial de Educación a:

1. La creación y mantenimiento de un sistema de préstamo gratuito de libros de texto y otros materiales curriculares para educación básica en los centros sostenidos con fondos públicos, administrado por los propios centros escolares en la etapa de educación obligatoria.

2. La progresiva implantación de sistemas de préstamo de libros de texto de naturaleza análoga en la educación secundaria posobligatoria.

3. La inclusión de este sistema de préstamo gratuito de libros de texto, en la etapa educativa obligatoria, en el próximo Proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa.

4. Promover las iniciativas para que los libros de texto y materiales curriculares didácticos no puedan ser sustituidos por otros durante un período mínimo de tiempo que comprenda cinco cursos. Además, los libros deberán ser materialmente reutilizables en los niveles correspondientes a la enseñanza  obligatoria.

5. Promover el desarrollo de materiales didácticos digitales de apoyo gratuitos, homologados por las administraciones educativas, a disposición de escolares y docentes.

La verdad es que esto no parece que obligue a nadie sino es más bien un “…venga anda…va…“, o sea, más de lo mismo para ir de buen rollo sin comprometerse a hacer nada. Pero bueno, ya veremos en que queda.

Esto es algo que en países más ricos se hace desde hace décadas, por ejemplo, en los Estados Unidos los libros son propiedad del Centro y se prestan a los alumnos en cada uno de los cursos.

De todas formas, en mi opinión, a lo que se debería tender es a un cambio en la metodología con la cual el libro pase a ser realmente un material de apoyo — e incluso, como tal, valga cualquier texto relacionado con la materia — y no el centro de la actividad docente, como parece que es el caso y así, ya de paso, tener que pasar por el aro de unas editoriales y unos textos, a menudo, bastante lamentables. Pero, claro, ese cambio de metodología obligaría también a otros cambios de bastante calado que nadie va a acometer.

Unos enlaces:

¿Libros de texto si, libros de texto no, menos libros de texto?

Actualizado el 20/06/2012 (ver enlaces)

En nuestro colegio hoy hemos tenido una Asamblea organizada por la AMPA acerca de los libros, su coste y la posibilidad de reducir su cantidad, etc … Estamos en crisis y es en estos momentos cuando uno se acuerda más del bolsillo.

No es un tema nuevo, al menos en este humilde blog este es un tema que hemos comentado en más de una ocasión (ver enlaces más abajo). Ahora es un tema crítico ya que en estos momentos puede ser un problema importante para muchas familias. Estamos hablando de que (al menos en nuestro colegio) el importe medio de gasto en libros por niño está entre los 12o y 180 € (más/menos), capítulo importante incluso en Educación Infantil, etapa esta en concreto en la que nunca llegaré a entender la necesidad de este gasto.

Y lo que aquí se ha comentado no es por no comprar libros, que si realmente hacen falta, adelante, sino más bien que libros estamos comprando y que uso se hace de ellos.

En la asamblea se ha hablado de si libros si, o libros no, o unos poquitos si ,… y creo que esas son y no son las cuestiones.

Al final con lo que me he quedado es con una serie de puntos como que

La Enseñanza es gratis. Efectivamente como se ha dicho, según el punto 4º del artículo 27 de la Constitución “La enseñanza básica es obligatoria y gratuita“. Es cierto, lo pone ahí, pero la enseñanza en la práctica dista mucho de ser gratuita. La pagamos con nuestros impuestos, y es una cantidad muy importante de nuestro sueldo que no llegamos a ver; y me parece bien, siempre que se emplee bien.

Si vamos al super y nos regalan una loncha de jamón serrano y, además, salimos del establecimiento sin haber comprado nada la loncha de jamón nos ha salido gratis. Pero la Ensañanza no lo es, como no lo es ninguno de los servicios públicos.

Además esta afirmación ya la hacen algunos políticos, añadiendo a continuación otras lindezas propias solo de ellos/as como “si quieres calidad debes llevar a tus hijos a un colegio privado“. De la misma manera comentarios como “el colegio es gratis solo pagas los libros y el comedor” me parecen de un atrevimiento insultante. ¿Quizás esto quiere decir que como [supuestamente] no nos cuesta nada nos debemos aguantar con lo que sea incluidos los libros.

Los libros en cada edición incluyen mejoras. No es lo mismo usar libros de calidad que fotocopias …. Un libro de calidad supone una mejora calidad en la enseñanza. O sea que con fotocopias no se aprende igual que con un libro bueno ¿no? Si la calidad del libro incide directamente en la calidad de la enseñanza [pregunta de ignorante] ¿donde influye la calidad del profesor? ¿o se me escapa algo? Siempre he pensado que un libro es una guía, no el soporte fundamental del aprendizaje, pero según esto es posible que comprando buenos libros cualquiera nos podamos hacer cargo del aprendizaje de nuestros hijos sin más apoyo que aquellos. A mi esto me parece un disparate de un calibre insospechado.

¿Que esto solo lo he oído yo? ¿que no me he enterado bien? Pues me temo que somos un@s cuant@s los que no nos hemos enterado.

¿Y que decir del material fungible? Me refiero a esos libros de ejercicios que antes eran los cuadernos de cuadros (o rayas, o lo que fuera). Pero ahora no, hay que comprar unos libros con casillas y colorines. Ah, claro, que no se aprende igual con fotocopias.

Que los libros ya están decididos pero, claro, no están comprados así que si se quiere se puede revisar. Pero ¿se quiere?

Y además se ha escuchado que cuanto más pequeños son los niños más material hace falta ¿Pero a quien le hace falta a los niños o a las editoriales que compremos esos materiales? Que van a trabajar por proyectos en infantil, claro, con libros de proyectos. Siempre hay que pasar por taquilla.

Que el mejor maestro es que tiene y está habituado a su mejor método.Bueno, vale. Pero los tiempos cambian, todos los profesionales se ven obligados a adaptarse a los cambios y creo que esta profesión debería ser de las que más. Cada maestrillo tiene su librillo, se dice. Y esto no debe cambiar, ¿no? ¿No hay que innovar, mejorar, buscar nuevos caminos? Humildemente pienso que el mejor maestro es que que tiene la capacidad de enseñar a aprender, a conseguir que los alumnos le tomen gusto, estimulando en ell@s las ganas de conocer, el que hace participar a sus alumnos y los engancha a sus ganas de aprender, el que se adapta a las diferencias de su público y los guía. Y me temo que esto está muy lejos de un método, del de siempre o de un libro, el de siempre; esto requiere innovar y adaptase y hacerlo de forma continua. O, quizás, tampoco he entendido esto bien.

No valoro si en nuestro colegio (o en cualquier colegio) los maestros son o no son así, es solo un comentario que se ha hecho en esta reunión y que me plantea estos comentarios.

En definitiva tal y como veo que queda la cosa es que los libros van a seguir siendo la base de la enseñanza en nuestro colegio, que ya si eso se quitarán algunos cuadernos de fichas y tal … Y que hoy por hoy nada va a cambiar.

Los libros [si de veras tienen una calidad] son muy importantes en cualquier aprendizaje, cualquier libro; pero a menudo, me temo, asistimos a un uso abusivo de estos como base fundamental de la enseñanza y el libro en si mismo y como único medio y guía creo que acota, limita y constriñe las posibilidades de aprender.

Algunos enlaces:

Actualización 20/6/2012

Otras formas de enseñar en las que no se hacen imprescindibles los libros de texto:

El despilfarro de los libros

Ha empezado el curso y con él los gastos. Evidentemente muchos necesarios. Pero en el capítulo de los libros, año tras año, me surge la duda de que haya necesidad de gastar ese dinero.

Luego vemos que, por ejemplo, para dos alumnos de distinto curso el coste de los libros anda en entornos similares, rondando los 150 € (hacia arriba, claro) por alumno; es como si su hubiese estipulado que cada familia debe palmar, por narices, esa cantidad por niño, da igual en el curso en el que cada uno se encuentre. Y estamos hablando de un colegio público ¿Como irá esto en los otros?

Libros que, por cierto, parecen no servir para los hermanos; les cambian 4 cosas y ¡en paz! Luego, ya que los colegios nos dan tantas facilidades incluyendo, en la lista de la compra de los libros, el título (faltaría más) e incluso el ISBN de cada uno de ellos  (muy bien, para que no nos equivoquemos) creo que también podían echarle un vistazo a esa lista y a esos libros y comprobar cuales de ellos podrían usarse para el curso/s siguiente/s y así permitir a las familias ahorrarse un gasto a menudo muy importante. ¿Que pasa, que las materias cambian tanto de año en año y no es posible conseguir esa reutilización? libros con fecha de edición de hace 2 y 3 años; me extraña que no los puedan aprovechar los hermanos, amigos o cualquiera que pueda necesitarlos. Vale, que las editoriales tienen que vivir, pero NOSOTROS TAMBIÉN.

Y luego viene el capítulo de los cuadernos de ejercicios ¿No vale solo con los cuadernos cuadriculados (o como sean) que hay que gastarse el dinero en esos otros libros, en los que se puede pintar, para que los niños solo tengan que tirar rayitas y rellenar las casillas vacías? ¿Y la imaginación, la intuición, la iniciativa, … para que, verdad? El caso es que los padres nos gastemos la pasta.

Pero cuando esto más me sacaba de quicio era en Infantil. No lo puedo entender si no es como una razón para facilitar a las editoriales que se forren a nuestra costa ¡La cantidad de libros, fichas y demás que debe llevar un pequeño de 4 ó 5 años! Un disparate.

¿Supone esto una mejora de la Enseñanza? En Infantil ¿no estaremos pretendiendo adelantar etapas y, ya con la excusa, sacarnos la pasta? ¿Es este el sistema correcto a seguir tanto en Infantil como en Primaria? No parece que en los años desde que se están utilizando haya mejorado, a nivel global, nada de nada. Que, a ver, si esto fuera la panacea y los niños aprendieran, se divirtieran y le cogieran gusto a aprender, supusiera una mayor participación de ellos en su aprendizaje, etc., etc. lo pagaría con gusto — que no es por no comprar libros, que es un articulo en el que gastamos a gusto y por hábito, pero no nos gusta gastar por capricho de los demás  — ; pero me temo que de ninguna manera van por ahí los tiros ¿No se puede compaginar con temas trabajados en modo de proyecto (pero de los que hacen completamente los niños, no los padres)?, por ejemplo. Si no se trata solo de ahorrar — aunque también –, se trata de mejorar e incluso, innovar.

En fin, adjunto un enlace a un artículo interesante en un blog de El País: Libros de texto a los cuatro años, blogs.elpais.com, Cecilia Jan, 16/9/2011.

Otros enlaces:

Sobre obligar a llevar uniforme

Que puestos a obligar todo se puede. Todavía no es obligatorio pero se dice, se comenta que se quiere plantear en el Consejo Escolar el tema del uniforme como obligatorio

Pero es aconsejable pararse a pensar si lo que se pretende obligar se apoya en la mínima lógica y razón común.

La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación dice lo siguiente en su artículo 88:

“Para garantizar la posibilidad de escolarizar a todos los alumnos sin discriminación por motivos socioeconómicos, en ningún caso podrán los centros públicos…………… ni establecer servicios obligatorios, asociados a las enseñanzas, que requieran aportación económica, por parte de las familias de los alumnos”

Los libros, el uniforme, y lo que venga ¿Y tiene todo esto alguna relevancia pedagógica?

Los libros son necesarios, nadie lo niego; solo habría que ver si todos.

¿Y el uniforme? Bueno, depende de la opinión de cada cual. Pero ¿a que no es gratis?

Por un lado puede ser un intento de evitar diferencias entre los pequeños, entre aquellos que lleven marcas y los que no se las puedan permitir. Pero siempre va a haber diferencias y, al fin y al cabo, ¿no somos, en realidad, diferentes? Lo que, creo, hay que enseñar es a respetar, aceptar y, también, apreciar y valorar aquello que en otros es diferente.

Pero, bueno, en realidad tampoco estoy en contra de que lleven uniforme aquellos que lo quieran o que no lo lleven. Contra lo que si estoy es en contra de todo aquello que suponga aumentar los ya abultados gastos que tienen que afrontar las familias en la escolarización de los niños. Eso si que puede plantear problemas y establecer diferencias. Pero sobre todo estoy en contra de cualquier tema que, de forma gratuita, pueda crear conflictos en el colegio.

Aquí os dejo unos documentos publicados por la FAPA “Francisco Giner de los Rios” sobre este tema.

Un saludo,

Vicente Biosca

Carta a los editores de libros de texto

Este mes pasado (agosto) una amiga me ha mandado una referencia a este artículo, Carta a los editores de libros de texto, en la web de Jordi Adell Segura, profesor titular del Área de Didáctica y Organización Escolar en el Departamento de Educación de la Universitat Jaume I, en Castellón.

En esta carta, Jordi Adell hace una excelente reflexión acerca de la situación actual del libro de texto, de su inamovilidad en lo que se refiere a ofrecer contenidos eficaces e, incluso, plantea si realmente el modelo que estas editoriales sigue tiene siquiera alguna eficacia en un momento, como el actual, en el que el acceso a la información es tan global.

Como él menciona en su carta, las editoriales de libros de texto se quejan ante la posibilidad de ver menguados sus ingresos y reaccionan acusando a los poderes públicos de cómplices de piratería, como se desprende de la nota que difundió Europa Press el 1 de junio de este año: “Editores acusan a los poderes públicos de “cómplices de piratería” al fomentar la gratuidad de los contenidos educativos“.

Los editores critican el gasto de la Administración en ordenadores para los estudiantes. Aluden al hecho de que, como expresan en declaraciones hechas a Europa Press los representantes de la Federación de Gremios de Editores de España

la máquina sola no da inteligencia

Claro, ellos hacen alusión a que el ordenador, por si mismo, no ayuda a aprender — menos aún si ni siquiera lo enciendes –, que lo importante son los contenidos. Y ¿que contenidos? Pues blanco y en botella, los suyos, los que ellos editan. Y que, para no quedarse atrás en esto de la era de la comunicación digital se intentan enganchar al carro con el proyecto NEDA, una plataforma de contenidos digitales, según explican sus promotores,  “complementarios al libro de texto“.

No me parece otra cosa más que una excusa para seguirnos sacando el dinero con unos texto, como los actuales, deficientes, escasos, que no van mucho más allá que situar la casilla en la que hay que colocar la respuesta correcta. Libros pensados, no como un medio de consulta y apoyo a la enseñanza, sino solo como un sistema para, año tras año, mantener a esas empresas comprándoles unos textos de usar y tirar. Y lo de usar y tirar no lo menciono por el hecho de que nuestros hijos no puedan usar los textos de sus hermanos, como hacíamos nosotros de niños, sino porque, a menudo, su calidad no vale para mucho más. Con esto ¿que podemos esperar, entonces, de esa plataforma de contenidos propuesta por estos personajes?

En alguna ocasión escucho el caso de centros donde los textos los preparan los maestros junto con los alumnos. Y a lo largo del curso completan esa documentación que ha sido el resultado del trabajo de todo el año. Trabajo en el que todos han participado. Algún compañero, de mi trabajo, tiene a sus hijos en un centro así. Centros en los que internet es una de las fuentes fundamentales, y más dinámicas, de información. Y, ya de paso, los niños aprenden a usarla de una forma segura y eficaz: aprenden a buscar y a encontrar; y además completan su libros.

Claro, esto sería la ruina para esas editoriales. Pero ¿acaso ahora no es una ruina para los estudiantes?

También en esta carta, Jordi Adell hace mención a que

El problema es que los docentes que quieren libros de texto digitales son precisamente los menos innovadores y los menos comprometidos con el aprendizaje de sus alumnos (esto levantará algunas ampollas, pero alguien tiene que decirlo). Eso los padres lo descubrirán pronto, si no lo han descubierto ya. Del mismo modo que los centros que se niegan a usar los portátiles deberán dar explicaciones a las AMPAS. Y las escuelas que se aferren a los libros de texto teniendo toda la Internet a su disposición, posiblemente tengan pronto mala fama.

¡Ojo! que no lo he dicho yo, ha sido él. Pero si debo decir que estoy absolutamente de acuerdo. Y, añadiría, a los que ven como única herramienta los libros de texto (aunque no sean digitales).

No se trata de usar las nuevas tecnologías por el mero hecho de que estén ahí, sino porque ya son el presente, el medio en que nuestros hijos ya nadan o en el que van a nadar en breve. Y que cuanto antes sepan usarlo mejor para ellos. Y que el horizonte y las capacidades que para el aprendizaje ofrecen estos medios — bien usados — son incalculables.

Al final, el problema de estas editoriales es que su único interés es seguir sacando pasta sin ofrecer nada nuevo. Y lo nuevo ya no son ellos. Y lo bueno, me temo, tampoco.  Y tienen complices.

El libro de texto no tiene porque perderse; sea como lo hemos conocido o en formato digital. Todo vale. Pero TODO.

El aprendizaje de lo que todavía seguimos llamando las nuevas tecnologías, aporta además del propio aprendizaje la participación activa del niño en ese aprendizaje.

Como, muchas veces pasa con otros temas, no parece que se trate de que los niños aprendan, sino SOLO de vender. Y vendernos un modelo caduco de aprendizaje y unos textos de una calidad — siendo benévolos — más que dudosa.

Y, para los padres, no es una cuestión de dinero. Bueno, si. Realmente no. Todo lo que gastemos por nuestros hijos, por su educación y su futuro es dinero y esfuerzo, siempre, bien empleado. Pero en este caso — el de los libros de texto — tengo serias dudas de que estemos pagando por algo que lo valga.

Os recomeniendo que leáis completa la “Carta a los editores de libros de texto” de Jordi Adell Segura.

Un saludo,

Vicente Biosca

Algunos enlaces relacionados

La crisis económica no existe en los libros de texto, expansion.com, 31/8/2010
Educación y nuevas tecnologías, blogjornadaescolar

Enlace nuevo (13/9/2010): Programa 48: No al libro de texto, publicado el 7/9/2010

¿Quieres escribir aquí?

Si quieres escribir en el blog puedes hacerlo a través del enlace siguiente.

Acceder

Si aún no eres usuario del blog puedes suscribirte en la página de acceso. La suscripción no te obliga a nada, te puedes dar de baja cuando quieras y tus datos están seguros.

Suscríbete al boletín
Loading...Loading...


Lectores PDF y Editor .DOC
Muchos de los documentos que puedes descargar desde esta web están en formado Adobe Acrobat.
Para poder abrirlos necesitas un lector de documentos PDF. Para ello puedes descargar uno pinchando uno los iconos siguientes:

Gnome Evince
Evince, lector PDF open source
get Adobe Reader
Adobe Reader

Para documentos en formato Microsoft © Word o Powerpoint, si no dispones del programa adecuado, puedes bajarte Cualquiera de estos dos paquetes ofimáticos:

Usa LibreOffice, The Document Foundation

Usa OpenOffice, The Apache Software Foundation

Estas son aplicaciones gratis soportadas y gestionada por comunidades de software libre que puedes instalar y usar sin limitaciones y que te permitirán trabajar con cualquier documento de Microsoft © Office

Twitter
Estudios y trabajos
Artículos interesantes
Enlaces a otras web
A(M)PAS y Asociaciones